LAS CLAVES DE LA NEUROCIENCIA PARA MEJORAR TU LIDERAZGO

La neurociencia aplicada a la mejora de las capacidades cerebrales se ha convertido en una aliada imprescindible para el desarrollo de los líderes del siglo XXI. Recordemos que la ciencia destinada al estudio del cerebro de los humanos ha avanzado mucho desde principios de este siglo para sacar el máximo rendimiento de este órgano.

El órgano de materia gris que se encuentra en la cabeza es que más luz nos puede dar, ya que es el centro de comunicación del cuerpo y desde dónde de se dan las órdenes para que los diferentes sistemas de nuestro organismo funcionen correctamente.

Los neurocientíficos sabemos que nuestro cerebro es plástico, se puede entrenar. Tiene la capacidad de adaptarse y moldearse a las nuevas situaciones, pero no todos reaccionamos de la misma manera, depende del diseño de la circuitería y de las conexiones de neuronas del mismo. Este conocimiento, nos permite -a los que aplicamos la neurociencia a las personas- entrenar sus cerebros para ayudarles a adaptarse mejor y más rápido.

Las claves de la neurociencia y el liderazgo

DECISIONES RÁPIDAS

La empresa y situación actual, en todos los órdenes: político, económico y social, demandan líderes con gran capacidad de adaptación, empáticos, que sepan manejar sus emociones y las de los miembros de sus equipos, ser innovadores, tomar decisiones rápidas y tener capacidad de motivar a su grupo. Los directivos de las empresas y demás líderes quieran o no deben replantearse su rol, que nada va a tener que ver con lo hecho hasta ahora.

Los avances tecnológicos y el estudio del cerebro nos han permitido desarrollar una metodología innovadora para el entrenamiento de líderes, que se llama mSD ®. Con este programa, entrenamos, en primer lugar, la forma de conocer su cerebro y cómo entrenarlo para liderarse a sí mismo. No puedes liderar a un equipo sino aprender a hacerlo contigo primero.
Las claves de la neurociencia y el liderazgo

LIDERARTE PARA LIDERAR

El entrenamiento para líderes a través de la neurociencia, sigue con el aprendizaje de la gestión de las emociones para mejorar la toma de decisiones y evitar bloqueos emocionales. Una vez superado este proceso, podremos ayudarle a entender cómo funciona el cerebro de su equipo, atendiendo a que todos somos únicos y cada persona responde de una forma diferente ante los estímulos o problemas.

El siguiente paso, es ayudarle a crear un visión, misión y valores de la empresa compartida e involucrar a los miembros de su organización en el diseño de los mismos. Así se genera una correcta alineación de todos con el ADN de la empresa, lo que hace más fácil la tarea de la motivación, cuando sea necesaria.

El líder comprensivo e inspirador genera serotonina y oxitocina que traslada a sus subordinados y mejora el rendimiento profesional, el clima laboral y el deseo de crecimiento.

¿Sabías que el desarrollo personal puede ayudarte a ser un mejor líder? Te recomiendo mi post sobre Desarrollo Personal, donde te explico todo lo que debes saber sobre ello, y cómo puede ayudarte

PLASTICIDAD Y CRECIMIENTO

Una organización crece cuando el talento de las personas que la componen se hace mayor. Por lo que el plan de entrenamiento de líderes con la neurociencia, sigue con la práctica del ejemplo del desarrollo continuo y aprendizaje sin miedo al error. Nos equivocamos porque somos humanos. Tener seguridad incrementa la capacidad de crear e innovar. No podemos avanzar si siempre hacemos las mismas cosas. El desarrollo va unido a salir de la zona de confort.

El buen líder termina su entrenamiento con la gestión del equilibrio entre cuerpo y mente. Saber poner en el eje adecuado cerebro y corazón para la toma de decisiones correctas a través de tener el propósito de dar paso a las emociones y pensamientos positivos. Un paso definitivo para ser un líder inspirador, motivador, humano y con ganas de reinventarse para seguir creando nuevas conexiones neuronales que le pongan, a esa persona y a su grupo, en el puente del éxito.


¿Estás preparado para ser un líder de éxito en el siglo XXI?

Sara Dobarro
Neurocientífica y creadora del método mSD®