El futuro de España y los discursos emocionales del Presidente

¿Por qué el presidente Sánchez está dirigiéndose a los españoles con discursos emocionales? Tanto en sus intervenciones en directo, ayer noche y a primera hora de esta tarde, para anunciarnos las nuevas medidas del Gobierno de España y la prórroga de quince días del Estado de Alarma, el discurso institucional se vuelve más emocional.  Para el mensaje que nos podía decir en diez minutos, emplea más de media hora en ornamentarlo para convertirlo en una intervención emocional.

La crisis del coronavirus está haciendo que todos tengamos que adaptarnos a la realidad y prepararnos para el Futuro. España ni ningún país van a ser los mismos. El teletrabajo y la digitalización seguirán en alza tras el coronavirus, para poder afrontar el inevitable debacle económico. Si la economía está cambiando su rumbo, la política se está orientando también al nuevo escenario.

ESPAÑA DIGITAL

El Gobierno de España, ante la nueva realidad del planeta digital, tendrá que pensar en digitalizar las administraciones públicas, para proporcionarnos el voto electrónico, una sanidad única y en vanguardia con la implantación de la telemedicina. Así como, potenciar y mejorar la educación “on line” y favorecer el comercio electrónico, entre otras cuestiones.

El sistema de gobierno actual se verá en la obligación de adaptarse a los nuevos bienes en alza que todos clamaremos cuando venzamos la guerra al Coronavirus, como la salud, el bienestar y nuestra relación con el planeta. Nuestro sistema emocional quedará dañado y por haber pasado miedo (emoción que bloquea y paraliza) tendremos la necesidad de sentir un moderno patriotismo.

POLÍTICA POSTCORONAVIRUS

De ahí el cambio de estrategia de Pedro Sánchez en todos sus discursos. La política post coronavirus tenderá a ser mas intervencionista y solidaria. Los presidentes tendrán que adoptar un papel paternalista, no dictatorial, y para eso los políticos de primera fila se dirigirán a nosotros con discursos emocionales. Tanto en su comunicación verbal como la gestual.

Los políticos de segunda fila, asesores o jefes de gabinetes, entre otros, serán verdaderos tecnócratas, es decir verdaderos especialistas en la materia. Por fin, se acabará que estos puestos sean ocupados por conocidos y personas preparadas. Tendrán que ir rodeándose de buenos unos técnicos y los políticos que se dirijan a los ciudadanos a aprender y aplicarse en las técnicas de la moderna comunicación emocional.

Sara Dobarro

Periodista, neurocientífica.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 5 =

Top