Los olores: despertadores de emociones

[:es]

¿A qué huele aquí? ¿Somos conscientes de que este aroma está influyendo directamente en nuestras emociones y recuerdos? Los humanos poseemos un elevado sentido del olfato que conecta directamente con la zona emocional del cerebro, donde se alojan memorias episódicas, para evocar recuerdos. Así, un olor repentino puede llevarnos a viajar con la mente muchos años atrás, a revivir un momento de relax o llevarnos directamente a casa de la abuela.

Desde hace millones de años hay una rígida conexión entre neuronas y los circuitos presentes en el olfato y las emociones y la memoria, asegurando de ese modo que los estímulos asociados a cosas importantes para la supervivencia, como la comida, el sexo o los peligros, no se nos olviden por mucho tiempo que hubiera transcurrido.

SIN NOMBRE

¿Se ha parado a pensar que el olfato es el único sentido para cuyas múltiples experiencias no tenemos nombres específicos a diferencia de lo que ocurre con los colores (rojo, verde, amarillo…) los sonidos (grave, agudo…) ,o los gustos (amargo, dulce, salado…). Nos huele a cosas, flores, alimentos, o sustancias químicas modernas.  Esto es debido a la complejidad que tiene nuestra zona racional (donde se produce el lenguaje) para analizar y verbalizar todas las notas de olor que evocan otras tantas memorias.

Nos pueden traer recuerdos de situaciones donde puede haber hasta 50 odorantes, como tierra mojada o sopa de pescado. Además,  no es un sentido analítico, es decir no ha evolucionado  para que nos den nueva información sobre las cosas que olemos.

RÁPIDO E IRRACIONAL

El olfato es rápido y primitivo y no deja tiempo a la reflexión cuando llega, porque nuestra mente inconsciente desarrolla durante toda la vida una extensa base de datos que son las que nos permiten anticiparnos a acontecimientos, y emocionarnos para adaptarnos al entorno.

Así, nuestro estado de ánimo cambia inconscientemente por los olores percibidos: agradables o desagradables causando sus respectivas emociones y sentimientos, desafiando al control consciente que queda bloqueado por la intensa reacción que genera el olor sobre nuestro hipocampo, sede de nuestros recuerdos y experiencias.

Sara Dobarro

Neurocoach y especialista en neurociencias

Dedicado, con especial cariño, a mi amiga Raquel Sanz (directora técnica de laboratorio en Saphir)

[:]

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.